François de Laval

Obispo visionario, audaz, constructor y… santo

Última actualización: 2014-06-19

Sus pensamientos

Debemos poner toda nuestra confianza y nuestra fuerza en Dios… Es necesario dejarse guiar por la Providencia.


Es bien justo… que no vivamos más que la vida de puro abandono en todo aquello que concierne tanto al interior como al exterior.


El Espíritu de Dios requiere un corazón sosegado, recogido, y no un corazón inquieto y disperso. Es necesario un rostro alegre y modesto, hay que evitar las burlas y las risas desordenadas, y por lo general todo aquello que sea contrario a una modestia santa y alegre. Que tu modestia sea conocida por todos los hombres. (ANP 215)


No tener nada en nuestra vida ni nuestras costumbres que parezca desmentir aquello que decimos.


Ruego a Nuestro Señor y a su Santa Madre que todo el país reconozca esta gracia y que sólo los intereses de Dios sean en el futuro su único interés.  


Nuestro Señor es amable en todo, y tomando todo de su divina mano, gozaremos siempre de una paz que los hombres no nos pueden quitar.


Todo aquello que la mano de Dios hace nos sirve admirablemente, aunque no veamos los efectos inmediatamente.  


Hace muchos años que la Providencia conduce a esta Iglesia, y por consiguiente a nosotros, por caminos considerablemente penosos y duros tanto para lo espiritual como para lo temporal. Siempre que se haga su santa voluntad, no nos importa. Me parece que toda mi paz, mi felicidad en esta vida, es no (querer) tener otro paraíso. Es el reino que se halla dentro del alma el que es nuestro centro y todo nuestro ser.  Ruega por él, su santa Madre, su santo Esposo. (ANP 207).


Hace mucho tiempo que Dios me otorgó la gracia de ver todo lo que me ocurre en esta vida como un resultado de su Providencia.  


La oración fue más eficaz que la fuerza de las armas. (durante la guerra contra los ingleses).


Todo tipo de razones deberían retenerle, mi querido Padre (Ménard), pero Dios, más fuerte que todas nuestras razones, le quiere en el país al que va.  


(...) todos los santos Ángeles y Espíritus beatos, que él me (dé) la gracia de nunca querer nada excepto el cumplimiento de esta divina y amable voluntad per infamiam et bonam famam.


Convenceos todos de que, al ser enviados a trabajar por la conversión del mundo, tenemos la tarea más importante de la Iglesia, la que os obliga a ser dignos instrumentos de Dios.  


A menudo, una palabra agria, un gesto impaciente, un rostro hosco, destruyen en un momento lo que habíamos conseguido después de mucho tiempo.


Debemos hacernos amar por nuestra dulzura, nuestra paciencia y nuestra caridad.


Que traten de evitar dos extremos que hay que temer en aquéllos que se dedican a la conversión de almas: esperar demasiado o desesperar demasiado.  Aquéllos que esperan demasiado, son a menudo los primeros en desesperar de todo a la vista de las grandes dificultades que encuentran en la misión de conversión de infieles, que es más la obra de Dios que la industria de los hombres. Que recuerden que la semilla de la palabra de Dios da fruto con paciencia. Aquéllos que no tengan esa paciencia están en peligro, tras haber puesto mucho fuego al comienzo, de perder finalmente el coraje y dejar la empresa.  (ANP 214)


Selección de extractos de diferentes cartas y documentos escritos por San François de Laval.

François de Laval

El hombre

Sus pensamiotos

Lo que se ha dicho sobre el…

Su escudo de armas

Causa de canonización


Nuestro Misión

Nuestras actividades

Publicaciones

Tienda

El Centro Rece con François de Laval

Varios modos

Comparta una petición

Oraciones de intercesión

Oración de acción de gracias

Celebraciones en la tumba

Celebraciones especiales

Tiendra Contacte con nosotros