François de Laval

Obispo visionario, audaz, constructor y… santo

Última actualización: 2014-06-19

Causa de canonización

Etapa 1: proceso diocesano


La primera etapa tiene lugar en la diócesis en la que un Siervo o Sierva de Dios ha fallecido.  

Consiste en recabar todos los escritos del Siervo o Sierva de Dios y toda la documentación histórica que permitirá estudiar y conocer su vida lo mejor posible.


Se interroga asimismo a testigos directos (de visu) e indirectos (ab auditu).

Este material se envía a continuación a Roma, si es posible, con el parecer de dos teólogos sobre la ortodoxia de los escritos del Siervo o Sierva de Dios.

El camino hacia la canonización en cuatro etapas


2 de mayo de 1880

Por solicitud de Monseñor Elzéar-Alexandre Taschereau, arzobispo de Quebec, comienza un proceso informativo sobre la vida y virtudes de François de Laval.


Etapa 2: la heroicidad de las virtudes


La segunda etapa se termina con el reconocimiento de la heroicidad de las virtudes y da derecho al título de venerable.

Cuando el expediente de la investigación llega a Roma, el caso se abre oficialmente y un experto en derecho estudia su validez.


A continuación se le confía a uno de los siete ponentes. Se trata de historiadores que, con la ayuda de colaboradores, estudian la documentación y preparan la Positio super virtutibus, es decir, una biografía histórica sobre la heroicidad de las virtudes del Siervo o Sierva de Dios.


Esta Positio super virtutibus es a continuación juzgada por  historiadores expertos, seguidos de teólogos, cardenales y el Papa, que aprueba y firma el decreto de heroicidad de las virtudes.


Esta etapa es importante porque la Iglesia declara asimismo que tal o cual difunto fallecido puede constituir un ejemplo para los cristianos.

Etapa 3: beatificación


La tercera etapa es la que culmina con la beatificación.


Da derecho al título de beato y al culto público limitado a una o varias diócesis o a la familia religiosa a la que pertenecía el beato o beata.


Tras el reconocimiento de la heroicidad de  las virtudes, para ser beatificado hace falta que se reconozca un milagro atribuido a la intercesión del venerable. Se trata por lo general de una curación, estudiada por una comisión de médicos que no pueden explicar, con el estado actual de los conocimientos médicos, la curación o la rapidez con la que ésta se ha producido. El caso es asimismo estudiado por teólogos, cardenales y el Papa.

Etapa 4: canonización


Esta etapa da derecho al título de santo o santa y permite el culto (misa y oficio) en toda la Iglesia universal.  Para llegar a la canonización, hace falta que se reconozca un milagro obtenido tras la beatificación.


Si bien las canonizaciones siguen por lo general procedimientos largos, precisos y rigurosos, es posible recurrir a otra forma de canoniza-ción para proclamar la santidad de una persona que ya ha sido beatifi-cada: Se trata de la canonización “equivalente”, un modo excepcional de canonización “con el mismo efecto que el procedimiento más conocido” (Can. 2000 de 1917).

Se requieren tres elementos: la práctica antigua del culto; el testimonio constante y común de historiadores dignos de confianza sobre las virtudes del servidor de Dios; el reconocimiento ininterrumpido de favores obtenidos.

24 de septiembre de 1890

El Papa Leon XIII firma el decreto de comienzo de la causa de canonización de  Monseñor de Laval, declarado venerable.


1898-1901

Un nuevo proceso solicitado por Roma se desarrolla en Quebec.  


1933

La causa del venerable François de Laval se deriva a la Sección histórica de la Congregación de los Ritos, en la que se realizan nuevas investigaciones.


17 de mayo de 1956

Publicación de la Altera Nova Positio, recabado de documentos que ponen de relieve la vida virtuosa y heroica de François de Laval, preparado por la Sección histórica de la Congregación de los Ritos.  


28 de febrero de 1960

El Papa Juan XXIII firma el decreto de heroicidad de las virtudes.

1960-1979

Los obispos de Canadá presentan repetidas solicitudes ante el Papa para obtener la beatificación de François de Laval sin el examen de milagros.


10 de abril de 1980

El cardenal Maurice Roy, arzobispo de Quebec, anuncia la próxima beatificación del venerable François de Laval.


22 de junio de 1980

El Papa Juan Pablo II procede a la beatificación de François de Laval en la basílica de San Pedro de Roma. María de la Encarnación y Kateri Tekakwitha son reconocidas beatas en el curso de esa misma ceremonia.  

Jaques Lemieux, sacerdote.

Léxico:

El título de Siervo o Sierva de Dios se otorga desde que se comienza a trabajar oficialmente en una causa a nivel diocesano.

Heroicidad de las virtudes: la conformidad de esta vida con el Evangelio y con Cristo.

Esperamos que pronto sea declarado santo.

Canonizado por el Papa Francisco el 3 de abril 2014.